Marcelo Bravo es licenciado en Bellas Artes de la U. de Chile y en el 2005 obtuvo una beca para estudiar con el pintor Guillermo Muñoz Vera en Madrid (fundación Arauco), ahora se presenta en la Galería Zúccaro de Madrid con una serie de obras de última producción con temas urbanos, notándose que es una pintura bien asentada, aposentada, firme, realizada con entrega y seguridad, todo refleja comedimiento y sensatez.

Marcelo Bravo es pintor de pausas, amante de una creación sin prisas. Asume el motivo inspirador, lo analiza, y sabe muy bien su objetivo cuando inicia la obra. Es una pintura meditada, ajena a cualquier improvisación, trabajado el óleo a la búsqueda del matiz exacto que le permita desarrollar el tema y al tiempo envolverlo en calideces atmosféricas. Temas urbanos en general es la temática habitual, también en ocasiones hace presencia la figura –retrato- , respetando la realidad motivadora y recreándola en una descripción gozosa y armónica hasta conseguir un todo homogéneo y coherente. Es por lo general un artista inquieto, capta la realidad que siempre subyace su obra, a través de unos trazos cromáticos que a la vez dibujan y crean ambiente. Su visión la conduce a una interpretación personal de la realidad; no sigue caminos trillados, busca su propia expresión y sobre todo la luz es la guía en cada una de sus obras. Pintura representativa, pero también sensorial, de emociones reposadas, impregnada en un intimismo marcado por el acento de lo poético que planea en toda su obra.

Sólo la impronta de su ser, la esencia absoluta. Y así la forma se intuye y nace el predominio del tono, aplicado de manera completa partiendo de un dibujo perfecto. Es la voluntad de captar lo inmaterial.

A ello hay que añadir el dominio de la técnica; la utilización de las veladuras, el saber aplicar el color buscando y encontrando la gama total acertada.

Pintura espiritual, sensible, clásica y actual al mismo tiempo, plena de encanto.

Mario Nicolás

Director de Gal Art.