Exposición actual Galería de Arte Zúccaro / Venta de cuadros / Envíos a todas las provincias de España y al extranjero

MARUGÁN
 

  del 3 al 31 de Diciembre

acuarelas

EL ACUARELISMO UNGIDO DE GRACIA DEL MAESTRO MARUGÁN

 Dentro del gran acuarelismo español del presente, existe de hecho una escuela madrileña que comenzó su andadura en los años cuarenta y que comandaba Pedro Vilarroig al propio tiempo que Ceferino Olivé era el representante más cualificado de la escuela de acuarela catalana.

 En las cuatro décadas siguientes ese acuarelismo madrileño se mantuvo en una línea siempre ascendente, y hoy en día son muchos los acuarelistas madrileños de primer orden, destacando, entre ellos, Jesús Santos Marugán.

 Es el pintor a la aguada dilecto de la capital de España: y buena prueba de ello es la sorprendente cantidad de Primeros Premios que ha cosechado en Certámenes de acuarela celebrados en ella.

 Es lógico que así suceda, porque el límpido e intachable acuarelismo de Marugán, además de ser modélico en la veracidad de su realismo, cumple plenamente la exigencia "lhotiana" de comunicar sensaciones. Por ello sus cartones son un dechado de efectividad en la faceta de su comunicación emocional.

 El acuarelismo fluido y vibrante de Marugán, se asienta en la base de un firmísimo dibujo, que le habría permitido, de proponérselo destacar en las parcelas de otros procedimientos pictóricos, pero es que además es un brillante y fabuloso colorista, maestro en las armonizaciones cromáticas y en las identidades de alturas, en la conjugación de sus gamas tonales.

 

Pero Marugán cuenta como gozosa añadidura, con una incisiva retina impresionista capaz de apresar, en su ápice el movimiento de una figuración en plena actividad. Por ello es capaz de captar con chisporroteos, "fortunynianos", de las gentes del Magreb en gesticulante algarabía.

 Marugán, no cesa en sus inquietudes creadoras. Es incapaz de asentarse en la comodidad de una fórmula acuarelística mil y mil veces repetida. Por ello todos sus cartones tienen el marchamo de la transcendencia.

 En suma; una muestra de acuarelísimo purísimo y fuera de serie.

 Antonio Cobos

Decano de la Crítica de arte Española