del 1 al 31 de Diciembre

 

Joaquim Comes

 

 

Joaquim Comes confiere con ese expresionismo atrevido pero ortodoxo, a sus paisajes, una vigencia absoluta. Están rigurosamente al día pero conservando los valores del paisajismo tradicional.

Además, en razón de la inteligente sensibilidad del artista, consigue éste ultimar en cada una de sus obras el cromatismo justo y la luz precisa. Es lógico, dado el lugar donde vive el artista, que su obra abunde en cuadros con temática variada de calas, pueblos mediterráneos y de perspectivas portuarias con sus aguas quietas y alineaciones de barcas.

Dada la maestría de Comes, su obra tiene cualidades intrínsecas, además de un intenso poder de atracción, a la vez que es capaz de crear unas excelentes obras en sus cuadros de paisajes de tierra adentro, sobretodo en los que abundan los boscajes y campos; un paisajismo muy logrado y difícil de conseguir.

En suma, que Joaquim Comes, es un gran artista al que hay que situar entre los de primer orden dentro de la pintura española del paisajismo contemporáneo.

Antonio Cabos.

Decano de la Crítica de Arte Española

 

Fiel a una figuración que más que en la realidad se apoya -para decir verdad del modelo- en una interpretación objetiva turbada por la emoción. Joaquim Comes pone de relieve, por encima de toda otra consideración, que es pintor: pues es con el color que ha realizado -ordenadamente y cálidamente- el extraordinario conjunto de las obras que exhibe que quiero destacar tanto por la cuidada composición que los acoge, como por la belleza y calidad de la coloración que, sumádole sentimiento, lo dice plásticamente.

Plasticidad que Joaquim Comes consigue sumando color al color: un total que le permite dar a sus obras una expresividad cromática -casi atmosférica y táctil- que le acredita como a un gran pintor conocedor del oficio que, además acierta a incorporar, a su hacer de artista una envidiable sensiblidad y sabiduría.

Francesc Galí

Crítico de Arte